Etiquetas

, ,

El mundo de la publicidad ha avanzado a un ritmo casi vertiginoso; no solo los soportes se han hecho de lo más variado sino que, además, las reglas del juego han cambiado y los fabricantes y empresas que publicitan sus productos han tenido que mediar las palabras a la hora sacar sus anuncios. Como ejemplo tenemos la publicidad del tabaco, antes presentes en todos los lugares donde podías adquirir este mal vicio; ahora, todo lo contrario, aquellos carteles tan vintage han desaparecido radicalmente y las empresas tabaqueras son obligadas a anunciar en sus cajetillas la posibilidad de muerte que provoca echarte un cigarrillo y empezar a fumar; aunque como siempre decimos, quien hace la ley hace la trampa y si tan nocivo es, ¿por qué no desaparece definitivamente del mercado? Es una pregunta que todos nos hacemos.

Buscando en la red he encontrado algo que en el siglo XXI sería imposible pensar por la brutalidad, la falta de respeto y por el alarde despreciable que dedica hacia ciertos sectores de la sociedad. Si te digo la verdad, hasta yo me he escandalizado al verlos y leerlos porque nunca me hubiera imaginado que una empresa hubiera sido capaz de llegar hasta estos límites para conseguir la venta de sus productos y, por supuesto, que un gobierno lo permitiera. Está claro que hemos cambiado, quizás lo triste es que haya tenido que haber leyes para regular estas barbaridades y que el propio sentido común, el humanismo y el civismo nunca estén presentes cuando hablamos de dinero. Veamos:

¿Como se te ha quedado con cuerpo? ¿No parece increíble que realmente hubiera existido un tiempo en que estas barbaridades podían cometerse y quedaban totalmente impunes?

A veces me sorprendo encontrando estas cosas y me pregunto, ¿como se ha permitido? Luego llego a la conclusión de que, aunque ya no se permite en publicidad, estas creencias aún existen hoy en día, lo que pasa es que simplemente se quedan en la mente de las personas que lo sienten como tal. Desgraciadamente, no creo que la sociedad haya cambiado tanto, si las reglas que nos guían; lo que ocurre es que aunque tengamos leyes que nos dirijan, hay otra cosa que tiene que cambiar, y eso es la educación. Y cuando hablamos de educación y miramos en la televisión, las redes sociales o, simplemente, a nuestro alrededor, nos damos cuenta que de que no sabemos si vamos para adelante o para atrás. ¿Tú que crees?

FUENTE

Anuncios