Etiquetas

, ,

¿Cuantas veces habrás visitado una juguetería y te has salido de las largas galerías que la visten lleno de dulzura infantil, colores rosas y muñecos con ojitos de “ámame”? Normalmente es la sensación que te inunda cuando entras en estos establecimientos en busca de un maravilloso regalo para el o la chiquitina de la familia. No te preocupes, es lo normal; todos queremos rodear a los más pequeños de sentimientos positivos, cosas bonitas y personajes cargados de emotividad maternal.

Las cosas feas del mundo no hace falta buscarlas en ninguna juguetería, solo es necesario girar 360º la mirada alrededor y te encontrarás que estamos en una sociedad plagada de basura, si se me permite. ¿por qué vamos a estropear la infancia de nuestros críos con situaciones que tarde o temprano van a encontrar por ellos mismos? No queremos redundar en lo feo del Ser Humano, queremos cegarlos a la verdad, criarlos en pompas de estabilidad, rodearlos de seres que solo tienen sentimientos positivos y agradecidos ante él porque, como correctamente se acostumbra, queremos que crezcan felices, sin miedos, seguros de sí mismos y lejos de pesadillas donde el hombre del saco sale de debajo de la cama, te rapta, te descuartiza y te vende al mejor postor.

Pero, igual que todos los niños no son iguales, no todos los fabricantes de juguetes son similares. Cuando los neonatos comienzan a crecer, cada cual toma su camino y, a pesar de haberles dado una infancia rosa o azul, a algunos les encanta el negro. Supongo que las empresas jugueteras no querían perder el filón de estos clientes y crearon juguetes específicos para ellos cuando diseñaron los personajes que exponemos a continuación; emos, punkies, góticos, etc no son exactamente el público objetivo de una casa de muñecas o de un oso amoroso. ¿crees que le gustarán algunos de los regalos que te expongo? A lo mejor te gustan hasta a tí. A mi me chiflan, pero mi pareja me mataría si adquiriera uno de éstos, vaya que me quedo solo en la cama.

Lejos de todo sarcasmo, he llegado a la conclusión de que son juguetes diseñados para niños grandes y adultos. Al menos, yo no compraría ninguno para mis queridos sobrinos. No me parecen adecuados y lo único que puedo conseguir es que, siempre que se acuerden de su tito, tengan una horrible sensación de miedo que pueden guardar para los restos de sus existencias. También puedo conseguir que su madre, es decir, mi hermana, me los arroje a la cara con las nefastas consecuencias que ello conlleva.

Pero sino fuera por el elevado precio que tienen, a mi, personalmente si me gustan, al fin de al cabo muchos de ellos son arte: son singulares, están muy bien conseguidos y las terminaciones  son fantásticas; ¿Qué opinas? ¿Te molan? Míralos como lo que son, piezas casi de exposición (evidentemente me refiero al bebe prematuro, al recién nacido zombie o a la niña en comunión con Satanás) El resto, no termino de entenderlo muy bien del todo. Si tu me puedes explicar el flotador con el hinchador en todo el pitorro, o la muñeca que baila en la barra, estaré muy agradecido. ¿Me ayudas?

FUENTE

Anuncios